Make your own free website on Tripod.com

La cita casi ideal ó lo que no pudo ser

 

6:00 p.m. haz llamado para confirmar la cita algo asi como:

 

-entonces paso por ti a las 9:00?

-No, te veo en la entrada de X (pon el nombre de el cafe, disco o taquería de tu predilección)

-Ok, este... no  me pudieron prestar el auto, asi que llevaré la camioneta ¿esta bien?.

- si no hay problema.

- a las 9 entonces

- a las 9

-bye

-bye

 

7:00 p.m. baño con agua caliente, medio kilo de gel,  tres lavadas de dientes , gargaras con astringosol, afeitado perfecto porque no crees en ese dicho del hombre y el oso por las dudas unos clorets.

8:00 p.m. después de la clásica discusión y pelea por la camioneta, y por las labores de ultima hora que tu madre te pide que hagas (sacar la basura, pasear al perro, mover un sillón, comprar diazepam o valium en la farmacia, cambiar una planta de lugar por milésima vez y discutir con tus hermanos que tambien quieren la camioneta) sales a las 8:30 con el tiempo justo para llegar a X con (_________) pon aquí el nombre que quieras, claro llegarás a tiempo si no vives en una ciudad grande de esas en las que la gente vive en el auto viajando de un lado a otro de la ciudad.

 

9:15 p.m. todo el mundo en la entrada de X te está mirando con esa cara de (ya plantaron a este pendejo), después de 15 ETEEEEEEEEEEEEERNOS minutos en los que sientes que todos tus conocidos han pasado preguntandote ¿qué haces? Te preguntas si hay alguna reunión convenida de gente que te conoce cerca del lugar X; por fin aparece (________).

-Hola disculpa el retraso (sonrisa de tonta)

- no te preocupes acabo de llegar (si claro buey) y pones tu cara de caballerito bien portado, pijo, ñoño, hijo de mamá.

 

11:00 p.m. después de pagar la cuenta (creo que con lo que costaron los 3 capuchinos de  (________) “es que me encanta el capuchino” con el precio de una  bebida en este lugar le pagan la quincena como a tres empleados) y se han quedado con la mitad del tuyo, pero eso no importa porque esta noche valdrá la pena.

 

-Nos vamos? Preguntas tratando de disimular la ansiedad de tu voz y el bulto de tu pantalón pensando en lo que sigue, al momento que dejas una propina que no alcanza ni para lunetas.

- si.

Hora: 11:30 p.m.

Lugar: el mirador de la ciudad.

Temperatura: adecuada y subiendo.

 

Comienzan los juegos clásicos ej. (leer las palmas de la mano, cosquillas, abrazos de oso, juegos de manos, la traes, "tenemos las manos del mismo tamaño", etc. ) los ojos brillantes, la respiración agitada, la temperatura adecuada, ya se han quitado posibles objetos que puedan molestar(gafas, gorras, rebozos feos en el caso de las pseudo-hippies), la voz enronquece un poco y se habla entre murmullos y susurros, la camioneta complice es enorme e invitante, todo esta como lo habias planeado no en vano ya llevabas  una semana pensando hasta lavaste y aspiraste la camioneta.

 

La distancia disminuye,  ahora es mas corta 20 cm, 10cm , 5cm... entonces...

 

 

¡¡¡Puta madre!!! te encuentras con un aliento fétido peor que el pachuli, peor que el de un velador o de un crudo,peor que los pinches hippies de Coyoacán o que un cine de pueblo en Domingo; Lo único que aciertas a hacer es a no sacar la lengua y tratar de que ese momento pase lo más rápido posible ("esto no esta pasando" te repites una y otra vez), esos segundos son eternos pasan lentamente a diferencia de la velocidad con la que perdiste la erección te empiezas a preguntar que salió mal ¿fueron los 3 capuchinos?¿las galletas? Te preguntas si esta mujer tiene la costumbre de comer como secretaria (gazpachos, galletas marias con mermelkada o cremas de nieve,empanadas, cigarrito, café negro ahh y el Yakult para ñla buena digestión ¡pinches gordas!) pero recuerdas que aun esta estudiando, no, no, no ¿por qué a mi? Después de ese “beso” lo unico que aciertas a hacer es inventar algo.

 

¡en la madre! Gritas tratando de parecer convincente “tengo que regresar, hay fiesta de Avon en  casa de mi tia (todos tenemos algun conocido que vende Avon) y tengo que ir por mi mamá”, acto seguido prendes la camioneta, y enfilas con rumbo a casa de la lady-dragón y la despides de un tierno y casto beso en la frente o la mejilla, tratando de no motivar otro beso.

 

Antes de que el acelerador llegue a 120 k.m alcanzas a oir “hablame mañana para salir otra vez”.